EL SOMBRERO DE NAPOLEON

El ejército francés nunca disparó sus cañones contra las pirámides en Egipto. María Antonieta no llevaba ese corte de pelo en su ejecución y, además, Napoleón no estaba presente. Las voces de los eruditos gritan con furia, mientras se rasgan las vestiduras. Profieren las palabras “anacronismo” y “tergiversación” como si fueran un anatema. Si Ridley Scott buscaba la polémica como forma de promocionar su último filme, lo ha conseguido.

EL SOMBRERO DE NAPOLEON Leer más

«EL CONDE»: LA MONSTRUOSIDAD COMO COARTADA

Al contrario de lo que quisiera la película, Pinochet no fue una figura mefistofélica e inmortal nacida en la Francia del siglo XVIII, sino un ser de carne y hueso que rigió con mano de hierro el país gracias a la complicidad de amplios sectores de la población, particularmente la alta burguesía. Su soledad es aún menos creíble que ver a un vampiro con uniforme de capitán general sobrevolando Santiago. Pinochet nunca estuvo solo: lo rodeó siempre una corte de aduladores que Larraín omite. El filme entero sirve como un artefacto de desmemoria.

«EL CONDE»: LA MONSTRUOSIDAD COMO COARTADA Leer más
Instagram