ANGELA LANSBURY (1927-2022)

Su primer director, George Cukor, le habría dicho que su rostro recordaba a una caricatura y que por eso iba a ser recordada. No se equivocó el brillante director de actrices, Angela Lansbury fue difícil de olvidar.

Sus ojos saltones y su boca pequeña recordaban a los de Betty Boop y sobre ella se dibujaría después el personaje de la zarina abuela de los filmes de animación Anastasia y de la Tetera en La bella y la bestia.

Aunque nació en una familia británica acomodada (su abuelo paterno había sido Primer Ministro), debió enfrentar serias dificultades con la muerte temprana de su padre. En el último barco que partió hacia norteamérica con el estallido de la guerra, su madre actriz y sus hermanos llegaron a probar suerte en el teatro canadiense. En una reunión social conoció al guionista de Luz de gas, que la recomendó para el pérfido papel de la sirvienta. El filme, de 1944 y protagonizado por Ingrid Bergman junto a Charles Boyer, fue un éxito, le dio el Oscar a Bergman y a Angela una candidatura a mejor actriz secundaria, que la hizo famosa y muy solicitada.

Su carrera osciló entre el drama y la comedia, entre personajes oscuros y vulgares y aquellos luminosos y positivos, a los que su personalidad se acercaba. El melodrama real no la quiso abandonar. A los 19 años se casó con el actor Richard Cronwell, mucho mayor que ella y decididamente homosexual, de quien se divorció amistosamente después de un año. Su segundo matrimonio duró por más de medio siglo, pero sus dos hijos tenían serios problemas conductuales y ella, para rescatarlos del vicio, abandonó Hollywood para irse a Irlanda a trabajar en teatro.

Desde ahí alternaría también con cine y televisión, donde el éxito masivo le llegó con La reportera del crimen,un policial que estuvo doce años al aire y donde fue dirigida por su propio hijo. La serie le significó también doce candidaturas al premio Emmy… sin llegar a ganarlo nunca. Tampoco obtuvo el Oscar por su estupenda actuación en Muerte en el Nilo (1978), pero se consoló con premios en teatro y con el título de Dame que le concediera la reina Isabel II.

Su última aparición en cine fue como la vendedora de globos en El regreso de Mary Poppins (2018). Ha fallecido unos días antes de cumplir 97 años.  

Síguenos y haz click si es de tu gusto:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram