Jean-Luc Godard  (1930-2022)

Francés de origen suizo, burgués de izquierda, maoísta fascinado por el cine clásico norteamericano, febril y obsesionado con el tema de la prostitución, de la sociología, la política, la tecnología, la comunicación, los mecanismos deshumanizantes del capitalismo.

Truffaut, su gran amigo de juventud, lo recuerda inclinado a los fragmentos de películas que no veía completas, a los libros apenas hojeados, a las opiniones tajantes más que a las discusiones. Un concentrado de paradojas que harían de su obra una constante búsqueda de nuevos puntos de vista, de negaciones posteriormente negadas y de experimentos no siempre llevados a buen fin.

Su debut en 1959 con Sin aliento, es de los que marcan una época. Las violentas elipsis, los personajes poco simpáticos, la distancia analítica, el protagonista que habla a cámara y que imita a Humphrey Bogart, su falta de objetivos y su desesperación existencial, harán de la película un hito que marcará el nacimiento de la Nueva Ola, ejemplo imitado por varios países de un lado y otro de la Cortina de Hierro. Durante los años sesenta filmó lo mejor de su obra, (Vivir su vida, Una mujer casada, Masculino, Femenino) culminando en La chinoise (1967), que cierra el retrato de una generación y se abre a lo directamente político, período que será poco apreciado por la crítica y después también por él mismo. Fue también el período en que el rostro y carisma de su actriz predilecta (y esposa por un tiempo), Anna Karina, brillaron en la pantalla.

Hacia los años ochenta vuelve a formas más depuradas, sin abandonar la búsqueda de temáticas arriesgadas. Permanente explorador, Godard no se detuvo nunca y encontró en el lenguaje cinematográfico un terreno todavía fértil para sus análisis de la cultura y la condición de la mujer. Su Historia (s) del cine (1988), basada en un ciclo de conferencias dictadas, sorprende por sus expuestas contradicciones (Todo lo opuesto debe ser idéntico) y por su deslumbrante montaje.

Retirado desde hace tiempo en Suiza, había continuado activo; pero el agotamiento de su perpetuo movimiento comenzó a minar sus fuerzas. Su suicidio asistido ha confirmado que sufría de varias afecciones.

Síguenos y haz click si es de tu gusto:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram